+34 623 269 055

Av. Josep Tarradellas, 151
08029 Barcelona

En el mundo de la Arteterapia o uso terapéutico de las Artes, nunca se interpretan las obras de las personas a las que acompañamos, puesto que si lo hacemos corremos el riesgo de hacerlo bajo nuestro filtro subjetivo sin tener en cuenta las particularidades de la cultura de origen de la persona, su historia, y sobre como ésta interpreta su propia realidad. Por este motivo, los/las arteterapeutas realizamos una lectura formal de las obras, partiendo de criterios objetivos y fenomenológicos.

No obstante, en algunas corrientes de la psicología como por ejemplo la de corte psicodinámica, hay algunos profesionales que utilizan las producciones artísticas de sus pacientes como elementos para el diagnóstico.

Gregg M. Furth está considerado uno de los más reputados especialistas de la interpretación de dibujos y su aplicación terapéutica, no en vano lleva más de quince años desarrollando pautas que permitan identificar las huellas que el inconsciente imprime en las representaciones artísticas espontáneas.

Gregg M. Furth está graduado por el C.G. Jung Institute de Zurich y diplomado en Física por la Universidad del Estado de California y ha trabajado para la J. F. Kennedy University. Actualmente reside en Nueva York e imparte seminarios internacionales sobre sus técnicas e investigaciones dirigidos a psicólogos, terapeutas, docentes y pediatras.

En este artículo, exponemos un resumen de sus conclusiones, las cuales las explica de forma detallada en su libro “El Secreto Mundo de los dibujos. Sanar a través del Arte” de Ediciones Luciérnaga (1988).

Para Furth (1988), para una correcta interpretación de un dibujo, ante todo hay que determinar qué materiales se emplearon en el dibujo.

En segundo lugar, hay que considerar el tamaño de la hoja, sobre todo en relación con el tamaño del dibujo.

Tan importante como esto es la ubicación del dibujo en la hoja. Por lo general, en los dibujos horizontales se representa un relato mientras que los dibujos verticales se hace una afirmación. El terapeuta tiene que observar que puede estar expresando el paciente a través de la ubicación del dibujo en la hoja de papel.

El investigador presta atención al color, la forma, la dirección del movimiento, la ubicación, el número de objetos que se repiten los objetos que faltan, además de muchos otros elementos.

Según el tercer principio de interpretación de dibujos, que suele ser más difícil de aplicar, hay que sintetizar lo observado en cada componente e integrar esa información en un todo.

El analista no debe basarse exclusivamente en las interpretaciones simbólicas presentadas en diccionarios de símbolos; tampoco debe adoptar la actitud diametralmente opuesta, hay que lograr un equilibrio entre estos dos enfoques.

En estos manuales, los elementos esenciales se describen y se presentan como sugerencias que contribuyen a descifrar los contenidos inconscientes que se manifiestan a través de imágenes. Cada elemento esencial va acompañado de un dibujo. La observación de estos elementos facilita al terapeuta la comprensión y el análisis de imágenes con fines diagnósticos. Mediante el estudio de estos elementos, las personas que no saben nada de análisis de dibujos pueden comenzar a comprender el reflejo de la estructura del inconsciente en un dibujo. Es importante recordar que ningún elemento esencial ofrece pruebas concluyentes sobre el contenido de la psique de un paciente y una serie de dibujos ofrece un indicador mucho más adecuado de su situación psicológica y somática, puesto que un dibujo suele ser una expresión de la actividad psíquica del momento en que fue dibujado.

Al iniciar el análisis de los elementos esenciales de los dibujos inconscientes, debemos tener presente que efectivamente estamos explorando un territorio desconocido.

Interpretación de los dibujos según Gregg Furth

¿Qué sensación transmite el dibujo?

Las imágenes y los dibujos siempre expresan una sensación. Es importante captar en primer lugar la impresión inicial y espontánea y, de ser posible, definirla con una sola palabra-como feliz, triste, frustrado, temeroso, encerrado-en lugar de evaluar el dibujo concretamente. También se le puede preguntar al autor del dibujo como se sentía mientras lo dibujaba o que siente al mirarlo. Si la impresión personal y la del paciente no coinciden, no hay que transferir las reacciones personales al paciente, sino indagar la experiencia que ha tenido con el dibujo. A través de este proceso en el que se examinan distintas reacciones, el terapeuta puede llegar a comprender mejor las sensaciones del paciente.

¿Qué detalles curiosos tiene?

Se trata de descubrir el por qué de la representación de ciertos elementos u objetos que son curiosamente anormales. Por ejemplo, un reloj con letras en lugar de números, nochebuena del cielo, una persona con tres manos, un perro con cinco patas. Los detalles curiosos suelen señalar la existencia de una conflictiva del paciente que puede o no reconocer, pero que se debe poner en evidencia.

¿Obstáculos?

Hay que observar la ubicación de los obstáculos dentro del dibujo. El obstáculo puede ser una persona, una planta, un árbol un objeto inanimado como una pared, un coche, una silla o una puerta. Se puede observar que le impide a quién comunicarse, o quizá, comenzar a descubrir otros obstáculos, conscientes o inconscientes, que pueden interponerse entre los individuos representados en el dibujo.

Elementos que faltan

Hay que observar qué elementos faltan en un dibujo. Estos elementos pueden ser muy importantes para el individuo. Lo que representan o simbolizan puede ser algo que falta en la vida de la persona.

La ausencia de ciertas personas suele indicar la existencia de un conflicto.

¿Qué hay en el centro?

Con frecuencia, lo que hay en el centro del dibujo puede indicar cuál es la esencia del problema o qué es importante para su autor.

En el dibujo de un árbol con un corte muy marcado en el tronco, ese corte es el elemento central del dibujo. Los cortes suelen indicar que la persona ha sufrido un trauma. El árbol también simboliza lo femenino, la capacidad de la gran madre de dar amparo, apoyo y protección.

El tamaño de los objetos

La proporción de los objetos y las personas que aparecen en un dibujo es importante. Si los objetos son desproporcionados, trataremos de descubrir qué es lo que destacan las figuras demasiado grandes y a qué parecen restarle valor, las que son demasiado pequeñas.

Formas desfiguradas

A menudo se dibujan figuras u objetos desproporcionados. Simbólicamente, esto puede representar áreas conflictivas, pero si uno se centra más en ellos y los comprende mejor es posible que la distorsión desaparezca y vuelvan a la normalidad.

Objetos que se repiten

Es muy común que, en los dibujos, aparezcan objetos que se repiten. En tal caso se ha de contar cuantos objetos hay y cuáles son. Por lo general, el número de objetos es muy importante, porque se refiere a unidades de tiempo o hechos importantes del pasado, del presente o del futuro.

Perspectiva

Hay que observar la perspectiva del dibujo.

¿Toda la imagen está dibujada desde el mismo plano? Si se representa una imagen observada desde distintos planos, esto puede indicar una incoherencia que tal vez se relacione con una falta de coherencia en la vida del autor.

Cuando un dibujo es evidentemente erróneo desde el punto de vista de la perspectiva nos podemos encontrar ante una persona con psicosis.

Meterse en el dibujo

El/la terapeuta ha de tratar de convertirse en ciertas figuras que aparecen en el dibujo para sentir, oír y ver lo que hacen, y para comprender mejor su relación con el conjunto.

Sombras

Observar si el artista invierte más tiempo y energía en los objetos con siluetas que con los objetos que no tienen sombras. La energía invertida de sombreado puede ser un reflejo de una fijación una ansiedad con respecto a lo que representa simbólicamente el objeto o la silueta.

Dibujos hechos en el borde del papel

En este tipo de dibujos vemos que sólo una parte de las figuras son los objetos que aparecen en el borde del papel y que por lo general se escapan de la hoja. El dibujar en el borde del papel es comparable a rodearse de barreras. Es una manera de entregarse sólo en parte, sin comprometerse del todo. Una manera de estar presente y apartado a la vez.

Época del año equivocada

Cuando vemos que alguien dibujó un árbol de Navidad en julio o hace un dibujo con motivo de Pascua en noviembre, nos preguntamos si la persona necesita adelanterse un poco a que sucedió en esa época o que debe repetirse ahora. Los dibujos suelen corresponder a la época del año en que se vive, en caso contrario, hay que averiguar qué sucede.

Aislamiento

El aislamiento supone límites, la necesidad de rodearse de barreras, de alejarse o apartarse de los demás. Como individuo que está en una isla, se está protegido por algo que lo envuelve; uno se pregunta qué lo atemoriza, porque deben cerrarse o qué sucede a su alrededor que lo está limitando.

Extensiones

Una extensión es cualquier objeto con la figura. Esta adición o prolongación puede ser una cuchara, un bastón una muleta, un palo de golf, un bate de béisbol; cualquier objeto que permita la persona ejercer una mayor influencia en su entorno. Esta extensión significa que la persona considera que domina la situación o que desea dominarla aún más, y puede o no lograr lo que se propone.

El dorso de un dibujo

Cuando alguien dibuja en el dorso de la hoja, el/la terapeuta tiene observar qué figuras u objetos han dibujado allí porque esto puede reflejar un conflicto. ¿Por qué no dibujó a esa persona con el resto del dibujo?

Líneas que subrayan

Si una figura aparece subrayada, eso suele indicar una base sólida, sin embargo si se dibuja una línea a bajo de todos los personajes que aparecen en el dibujo a excepción de uno, este último es quien ofrece inestabilidad. Es importante tener presente la teoría de las compensaciones de Jung en relación con este elemento.

Borraduras

Hay que fijarse lo que se ha borrado en un dibujo y compararlo con lo que se dibujó encima. Las borraduras suelen reflejar un conflicto y cierto desarrollo posterior de lo que el símbolo representa. Si el segundo dibujo perfecciona al original, lo más probable es que ocurra lo mismo en la vida del individuo. Por el contrario, si lo que se dibujó encima es menos claro que lo dibujado originalmente, quiere decir que lo que se representa en él, ha sufrido un deterioro. Si se borra algo y no se lo vuelve a dibujar, es posible que subsista el conflicto que se relaciona con el material representado.

Palabras en un dibujo

Hay que prestar especial atención a las palabras incluidas en un dibujo. El paciente que ha hecho el dibujo puede no haber expresado con claridad lo que pretendía expresar, de modo que sus palabras aclaran el mensaje y, por lo tanto, hay menos posibilidades de que se lo interprete erróneamente. La inclusión de palabras en un dibujo se relaciona con la confianza. También nos lleva a preguntarnos en qué medida confía el paciente en la comunicación no verbal.

Línea a lo ancho de la página del borde superior

Una línea dibujada a lo ancho de la página en el borde superior, ya sea en el cielo o simplemente una raya, puede ser el reflejo de algo que está suspendidos por la cabeza de la persona en términos psicológicos. Ese algo suele ser la situación agobiante para el paciente, que teme a la carga que representa. El temor surge ante la necesidad de controlar la situación cuando la sensación de que tal vez sea imposible hacerlo.

Transparencia

Cuando se ve lo que hay detrás de una barrera se habla de transparencia; por ejemplo, puede haber una pared transparente a través de la cual se ve una habitación. Esto es normal en el caso de niños pequeños. En el caso de adolescentes o adultos, la transparencia es poco común y limitada. Sin embargo, cuando empiezan a aparecer transparencias cada vez con más frecuencia (primero se ve algo a través de una pared, luego a través de una persona, lugar través de las prendas de ropa y más adelante se ve la estructura ósea través de la piel) y esto va acompañado de una observación con más profundidad de un tema tabú (por ejemplo, la sexualidad), nos encontramos ante una frecuencia y la intensidad mayores. Esto puede verse debido a un problema relacionado con la orientación o práctica o una negación de la realidad.

Movimiento. Trayectoria

El/la terapeuta tiene que seguir la trayectoria de los objetos, de las armas o de las personas, y observar en qué dirección se mueven y determinar qué consecuencias puede tener ese desplazamiento.

En los dibujos abstractos es importante observar la trayectoria de los colores, unir líneas, para ver cómo pueden salirse de su curso, y determinar en qué dirección se desplazan.

Figuras abstractas

Por lo general, los componentes abstractos de un dibujo o los dibujos abstractos representan algo que cuesta comprender, algo difícil o recóndito o algo que se evita. Es posible que la persona no sepa que está ocultando, pero, en muchos casos, cuando se le pregunta: ¿A qué se parece esto o que le recuerda?, Hace importantes asociaciones con algún problema que no puede dibujar en forma realista. Cuando una persona hace muchos dibujos abstractos, es probable que esté huyendo de algún problema, evitando algo, o bien que hayan contenido inconsciente y que se debe descifrar o reconocer.

Partes dibujadas y partes en blanco

En cierto sentido, se puede considerar que el dibujo representa la vida de su autor. ¿Está llena o vacía? ¿Qué hace con el espacio? Los pacientes que tienen una enfermedad física o se sienten sin energías en el plano psicológico no pueden dibujar en toda la página. En el caso opuesto, es posible una persona rebosante de energía o que tal vez esté compensando exageradamente dibujos atiborrados de objetos.

Árboles y edad

Si consideramos que algo es un símbolo de la vida, tenemos que preguntarnos si está bien equilibrado, si es un árbol sano. Hay que determinar si tiene una base sólida.

La línea de la vida es una línea vertical que va desde la base hasta la punta de la copa y debemos tomar nota de algunas de las características del árbol-ramas cortadas, cortes, agujeros, a qué altura empieza el follaje, ramas rotas, etc. -y compararlas con la edad del paciente. Las respuestas a nuestras preguntas relacionadas con los períodos de su vida a los que corresponden estas características del árbol, nos proporcionan importante información sobre el inconsciente.

Representación de la ocupación profesional en un dibujo de la familia

La inclusión de lo que se hace en el trabajo en un dibujo ayuda a conocer las características de las relaciones familiares y los lazos emocionales.

Dibujos superpuestos

Cuando una persona hace varios dibujos consecutivos, al colocarlos uno encima del otro y observarlos a contraluz y ver qué figuras se crean, puede resultar revelador en algunos casos. El examen de estos dibujos en conjunto, proporciona mucha información y permite comprender mejor la psicología de la persona.

Señales de tráfico

En todas las etapas del proceso terapéutico hay que estar atento a las señales de tráfico que pueden guiarnos la interpretación de dibujos. No sólo hay que tomar en cuenta estas señales, sino también en qué estado se encuentra el camino. Esto significa que es una señal indica que hay que tomar una curva a 60 km/h y lo hace con mal tiempo, estamos en pleno invierno y los caminos están cubiertos de hielo, hay que ir a menos velocidad que la indicada. Las señales nos sirven de guía, pero el/la terapeuta también tiene que tener en cuenta el estado del tiempo del paciente.

Referencias bibliográficas

Furth, G. M. (1988). The secret world of drawings: Healing through art. Sigo Press.